Nacida para ganar

14. may., 2016

Me gustaMe gusta

14. may., 2016

Título original: Nacida para ganar

Año: 2016

Duración: 95 min.

País: España España

Director: Vicente Villanueva

Guión: Vicente Villanueva

Música: Antonio Escobar

Fotografía: Aitor Mantxola

Reparto: Alexandra JiménezCristina CastañoVictoria AbrilJosé Manuel CervinoAna María AyalaTrinidad IglesiasLuisber SantiagoSusi BodegaLuisi BodegaVicky Bodega

Productora: Tornasol Films / Hernández y Fernández P.C. / MisteryProducciones

Género: Comedia

13. may., 2016

 

Si algo parece demasiado bueno como para ser verdad, es porque probablemente lo sea. Pero, ¿quién se va a parar a pensar en ello cuando desde tu monótona y cutre vida, te dan a probar una pizca de algo mucho mejor?

 

En esta tesitura se encuentra Encarna (Alexandra Jiménez) cuando se topa con una vieja amiga (Cristina Castaño), una aprendiz de triunfadora (novio rico y carrera profesional de éxito incluidas), que rápidamente conseguirá engatusarle con la promesa de que, si le hace caso y se lo propone, Encarna también puede vivir como ella. Unos milagrosos productos de belleza que nunca pierden demanda, una cadena de pringados que sin saberlo forman parte de una estafa piramidal, convenciones de autoayuda… son algunos de los cebos en los que la protagonista va picando sin pestañear bajo la promesa de una vida mejor y de unas comisiones a las que siempre le falta un poco para llegar. Y en la cúspide de la pirámide como “cerebro” de la operación encontramos a Victoria Abril (interpretándose a sí misma), ejemplo luminoso de “triunfadora” a la que todos aspiran a parecerse.

 

Para redondear la faena la trama se desarrolla en el municipio madrileño de Móstoles que, mezclado con personajes secundarios como la madre de la protagonista y sus hermanas, las “Las supremas de Móstoles”, consigue dar un toque muy castizo y algo cañí a la historia de Encarna.

 

La película parte de una buena idea y el acierto de un reparto que está bastante bien a lo largo de todo el filme, pero va perdiendo fuelle según pasan los minutos. Da la sensación de que el propio director se acaba perdiendo entre todos los enredos, timos y traiciones, y al final por querer hacer demasiadas cosas, acaba no haciendo bien ninguna. A pesar de todo, es una comedia histriónica y divertida a ratos que se deja ver, y que si no fuera por el ya comentado mal resuelto final, podría haber aspirado a mucho más.

 

(GJBZ/MGGP)

 

 

13. may., 2016