21. may., 2016

Crítica

Esta película narra la historia de 4 personas, una mujer, los dos hombres que la pretenden y el hijo resultante de la relación de la mujer con uno de sus enamorados a lo largo de tres momentos: 1999, 2014 y 2025. Primero en China y luego en Australia.

Es una película de ritmo muy lento pero que sin embargo transmite muchas emociones, alegría, gozo, y sobre todo tristeza como consecuencia de los propios dramas a los que somete la vida a todo ser humano de una forma o de otra.

Al mismo tiempo es una crónica de China desde-finales del S XX hasta mas allá de la actualidad pasando de la economía comunista a un peculiar capitalismo y las transformaciones traumáticas que ello supone en varias generaciones. Los personajes van evolucionando a lo largo del tiempo evocando el paso del tiempo, los sueños incumplidos, la fugacidad de la vida ...

Llama la atencion la desolacion de los paisajes de la China profunda.

(MZ)