31. may., 2016

Critica

Vuelven los X-men y lo hacen para salvar a la humanidad (otra vez). En esta ocasión el Equipo X deja atrás los experimentos de la anterior entrega y se centra en la historia de la 1ªgeneración, retomando justo en el momento posterior al fallido intento de asesinato de Magneto al Presidente de EEUU.

Tras ese crítico momento, parece que las relaciones entre mutantes y humanos por fin pasan por un buen momento, viviendo tranquilos en convivencia. Sin embargo, como siempre, esta calma está a punto de saltar por los aires. La “resurrección” de un poderosísimo mutante del antiguo Egipto (Oscar Isaac), acostumbrado y decidido a someter al mundo, volverá a poner en tela de juicio la valentía e ideales de los personajes. ¿Luchar ante un enemigo con un poder inigualable o unirse a él y tomarse la venganza contra los débiles humanos?

Bryan Singer dirige de nuevo esta entrega de la saga liderando un reparto de lujo. A los habituales Magneto (Michael Fassbender), Mística (Jennifer Lawrence) y Profesor Charles Xavier (James McAvoy) se unen esta vez los llamados a formar los X-Men del futuro: Jeane (Sophie Turner, Sansa Stark para los seguidores de Juego de tronos), Cíclope (Tye Sheridan), Rondador nocturno y Mercurio.

En la película, la acción y los efectos especiales dominan completamente la escena (nada que no sea esperable). Quizás resulte un poco excesiva en algunos momentos, pero consigue dar a su público lo que espera: espectacularidad, superpoderes y una historia que contribuye a poner orden a la saga en espera de futuras secuelas. Entre medias, el dilema habitual de la saga, aplicar la ley de la selva, la tiranía de los más fuertes, o el triunfo de una moral superior, ayudar al más débil, aunque nunca sea lo más fácil.

La recomendación final es simple, si te gusta el género superheroico probablemente te vaya a gustar esta película. Eso sí, las referencias a las entregas anteriores, “X-men 1ª generación” y “X-men: días del futuro pasado” son una constante durante los 147 minutos por lo que, aunque no sea necesario para disfrutar de este filme, no estaría de más haberlas visto.

 (GJBZ)