21. oct., 2016

Crítica

 

Película inglesa muy inglesa en una Italia muy italiana, mostrada de una manera que da ganas de coger la maleta (con poca ropa) y recorrer las zonas, los hoteles y restaurantes que salen en la misma.

Sin saber de antemano que es una secuela de “The Trip” (película de otro viaje al norte de Inglaterra con los dos mismos actores -2010-), hace que en el comienzo de la obra, parece como si faltara algo. Esta es la razón. 

El interés y atracción va "in crescendo" a medida que avanza la historia. Aspecto bien conseguido.

 

Son dos compañeros de profesión, "actores", que recorren una ruta con sitios y parajes donde se han rodado películas famosas con actores conocidos con el fin de hacer una guía gastronómica. Hace recordar la "Doce Vita" de esos años cincuenta/sesenta.

Obligatoriamente, debe verse en versión original, los actores manejan la voz, declamando frases e imitando a distintos actores, a la perfección.

Con una culturilla más "cinéfila" (actores y películas) y con otra culturilla más "inglesa" (escritores, sentencias, giros, voces, etc.) superior a la que tiene el que suscribe, la película se disfrutaría mucho más. Es una película para ingleses con una música y piezas de ópera estupendas.

A pesar de esto, el film se puede ver a gusto, hay contrastes entre lo que parece ser y lo que es -entre los protagonistas- y entre lo que debió ser y la actualidad (parajes). Detrás de estos dos comediantes, se esconde un mundo de frustraciones y de melancolía bien llevado a la pantalla.

Las secuencias de las cocinas preparando manjares italianos, se quedan cortas; es un disfrute para la vista y debe serlo para el estómago. 

 

JCC