Tarde para la ira

22. oct., 2016

👍👍👍👍

22. oct., 2016

Título original Tarde para la ira

Año 2016

Duración 92 min.

País España España

Director Raúl Arévalo

Guión Raúl Arévalo, David Pulido

Música Lucio Godoy

Fotografía

Arnau Valls Colomer

Reparto Antonio de la Torre,  Luis Callejo,  Ruth Díaz,  Manolo Solo,  Alicia Rubio,  Raúl Jiménez,  Font García

ProductorA La Canica Films / Televisión Española (TVE)

GéneroThriller |  Venganza.  Crimen

22. oct., 2016

En esta ocasión Raúl Arévalo se presenta como director de este thriller y lo hace por la puerta grande. Narra la historia de José (Antonio de la Torre) que si en un principio se muestra como un hombre tímido, apocado y enamorado, de repente se convierte en una persona cruel, dura y sangrienta cuyo único fin es la de vengar la muerte violenta de su novia ocurrida en un atraco a la joyería de su padre al que también dejan gravemente herido y en estado vegetativo. Para conseguirlo se convierte en un hombre paciente que espera el momento oportuno para iniciar con una violencia extrema su sangrienta venganza. La acción transcurre ocho años después de este hecho, cuando está a punto de ser liberado Curro (Luis Callejo) que fue uno de los atracadores que ocasionaron su desgracia, novio de Ana (Ruth Díaz) por la que José parece sentir una atracción sentimental y hermana de Juanjo (Raúl Jiménez) su único amigo y dueño del bareto donde pasa la mayor parte de su tiempo libre. Película visceral, estupendamente narrada en la que destacan las excelentes actuaciones de todos los actores y que mantiene al espectador en tensión hasta el desenlace final. Estupenda muestra del nuevo cine de suspense español.

(JLC)

 

 

Tarde para la ira, más bien debería haberse llamado " No hay prisa para la venganza"; la ira la lleva puesta el personaje, y no me extraña. Una película del oeste llevada a tiempos actuales, con una ambientación, colores, personajes, diálogos duros, silencios, muy bien engarzados. Una película que perfectamente podría ser de Tarantino, un poco menos elaborada, pero de Tarantino. No sabes, hasta que pasa lo que pasa, de lo que son capaces los personajes. Aparte de tenerte pegado al asiento (tuvieron que "echarnos" del cine una vez terminada la película... y no es broma), es  un thriller sin ley (de ahí que sea como una película del oeste) y es ahí donde reside el atractivo de la película.

Para ser la primera película como director del buen actor Raúl Arévalo, abre un futuro prometedor. No te deja indiferente.

(JCC)

 

22. oct., 2016