24. jun., 2017

Crítica

“Cosecha amarga” es el nombre de la película canadiense dirigida por George Mendeluk y que nos narra una historia de amor enmarcada dentro de uno de los hechos históricos menos conocidos de la historia reciente acontecida en Ucrania bajo el dominio soviético, el llamado “Holodormor”, que es así como se designa al genocidio orquestado por Stalin contra el pueblo ucraniano y que supuso la muerte por inanición de millones de campesinos principalmente ucranianos (entre 7 y 10 millones, tan solo en el intervalo 1932-33).  individuosbasada en el poco conocido 

Holodomor

Ambiciosa película ucraniana sobre el llamado Holodomor, la hambruna provocada por Josef Stalin al esquilmar las cosechas de Ucrania, el "granero ruso", en 1932 y 1933, provocando la muerte de millones de personas, en lo que muchos consideran una acción genocida, y donde todos coinciden en señalar un crimen contra la humanidad.

Este telón de fondo histórico tiene en primer plano las tribulaciones de una familia, desgarrada por la represión soviética, prestando especial atención a Yuri, con vocación de pintor, y Natalka, su esposa, a la que ama desde que era niño. De modo que la narración abarca desde el asesinato de los zares y el triunfo de la revolución rusa, hasta la tiranía que impone Stalin tras la muerte de Lenin, donde Ucrania padece excesos sin fin. El toque de campana que antaño avisaba de los ataques tártaros, ahora ha cambiado su función, y sirve para alertar de los nuevos invasores.

Es muy de agradecer que el cine se lance a contar los crímenes de Stalin, parece claro que existen varas de medir distintas a la hora de condenar los horrorosos crímenes de Adolf Hitler, y los del dictador soviético. La pena es que a la película, producción canadiense, le falta fuelle, sus personajes son bastante convencionales. Sí, vemos el horror, y también cómo los protagonistas resisten por sus convicciones, los lazos familiares, el amor a Ucrania, y su fe religiosa. Pero de un modo algo desdibujado, algo folletinesco, se echan en falta emociones genuinas, la capacidad de crear empatía en el espectador.

Aunque el director, George Mendeluk, tiene una dilatada carrera como artesano, sobre todo televisiva, quizá no era el más indicado para entregar la deseable historia de proporciones épicas que demandaba el Holodomor. Tampoco los actores resultan memorables, ni siquiera Terence Stamp como el abuelo. Stalin, que tiene un par de escenas y está encarnado por el desconocido Gary Oliver, se presenta de un modo demasiado estereotipado.

 

 

Historia de amor de dos jóvenes bajo el marco de la política genocida de Stalin contra Ucrania en los años treinta.

 

La hambruna impuesta por Joseph Stalin que llevó a la muerte a entre tres y siete millones de ucranianos a principios de los años 30 es una atrocidad no suficientemente conocida y que por tanto merece ser recordada. Es una pena que 'Cosecha amarga' no acredite las más mínimas aptitudes al hacerlo. Mientras mezcla terribles imágenes de gente muerta con planos del genocida trasegando vino tinto, esta versión de estar por casa de 'Doctor Zhivago' resulta empalagosa y emocionalmente falsa, y está toscamente narrada y torpemente interpretada. Apenas sirve para alguna risa ocasional.

 

Basada en una de las tragedias más ignoradas del siglo XX, COSECHA AMARGA es una poderosa historia de amor, honor, rebelión y supervivencia, vista desde los ojos de dos jóvenes enamorados afectados por los estragos de las políticas genocidas de Joseph Stalin contra Ucrania en los años treinta. A medida que Stalin persigue sus ambiciones de expandir la Unión Soviética, un joven artista llamado Yuri (Max Irons) lucha para sobrevivir a la hambruna, el encarcelamiento y la tortura para salvar a su amor de juventud, Natalka (Samantha Barks), del ‘Holodomor’, el programa de muerte por inanición que acabó matando a millones de ucranianos. Ante esta situación trágica, Yuri escapa de la prisión soviética y se une a la resistencia contra los bolcheviques para conseguir una Ucrania libre y reencontrarse con Natalka.

 

JLC