30. jun., 2017

Crítica

 

Película perfecta para entrar en un cine en una tarde calurosa de verano. Fuera 40 grados, dentro… fresquito y una película directa, divertida, sin interpretaciones posibles, sin pretensiones. Se deja ver, y bien

La trama de la película no es más que una pareja de mediana edad, americanos, en la Costa Azul; Él, muy ocupado y se dedica a la industria del cine. Ella, acostumbrada a que su marido esté muy ocupado. Tienen planeado pasan por París antes de volver a América. Él tiene que modificar su plan de viaje por un asunto de trabajo inesperado. Ella se queda chafada y decide ir a París por sus medios y reencontrarse allí con su marido. 

Un “amigo” francés –colaborador- de Él (parece ser un seductor profesional), tiene que ir a París y se ofrece a llevar a Ella en coche. Ambos acceden y el “amigo”, encantado.

Aunque parezca que he destrozado la película, estos son los primeros 3 minutos. Y es ahí donde empieza la película, el viaje.

Te pones en el lugar de Ella y se pasa bien, si te poner en lugar del “amigo”, también se pasa bien. 

Se disfruta del viaje, de los restaurantes, de los hoteles, de la campiña, de las comidasde los vinos, de los malentendidos.  

Ella, Diana Laneestupenda, lo hace bien y eso que tampoco es un papel para lucirse. Él, Alec Baldwin, sale 3 minutos, lo cual, se agradece. Y el amigo (Arnoud Viard) también lo hace bien.

La directora de la película es Eleanor Coppola, la mujer del famoso… y está basada en una experiencia personal una vez que acompañó a su marido a recoger un premio en Cannes….

 

JCC