Estados Unidos del amor

16. jul., 2017

👍👍👍👍

16. jul., 2017

(Film Affinity)

 

Título original Zjednoczone Stany Milosci (United States of Love) 

Año2016

Duración104 min.

PaísPolonia Polonia

DirectorTomasz Wasilewski

Guion Tomasz Wasilewski

Fotografía Oleg Mutu

RepartoJulia Kijowska,  Magdalena Cielecka,  Dorota Kolak,  Marta NieradkiewiczAndrzej Chyra

Productora Coproducción Polonia-Suecia

GéneroDrama |  Años 90.  Historias cruzadas

 

16. jul., 2017

 

 

Estados Unidos del Amor, película dirigida por el polaco Tomasz WasilewskiPremio al Mejor Guion en el último festival de la Berlinale, guion del que también es autor. 

Película centrada en Polonia en los convulsos años 90, reciente la caída del muro de Berlín y en plena transición del comunismo al capitalismo. Nos narra las aventuras, mejor deberíamos decir, las desventuras amorosas de cuatro mujeres, que tienen en común el vivir en un mismo bloque de apartamentos. Son historias de amores insatisfechos, imposibles y tóxicos que,quizás sean los más sentidos, pero que no conducen a ningún lugar. Quizás por ello la película no tiene ningún final. 

La historia se inicia con Ágata, mujer casada y madre de una hija, enamorada y obsesionada con el sacerdote del barrio donde vive. La segunda mujer es Iza (Magdalena Cielecka), directora de colegio y amante del padre de una alumna, que se humilla y degrada cada vez más al no asumir el verse dejada. La tercera historia es la de Renata (Dorota Kolak) en el papel de una madura profesora del mismo colegio que está enamorada de su joven y atractiva vecinaMarzena (Marta Nieradkiewicz), hasta el punto de intentar conquistarla sin posibilidades de lograrlo. La cuarta y última historia es, precisamente, la de la atractiva vecina que lleva años sin ver a su marido por motivos de trabajo, en el papel de una ex miss con ansias de llegar a ser modelo lo que la convierte en fácil víctima sexual de algún aprovechado.

La fotografía tiene una gran importancia al retratarnos un ambiente de constante frialdad, lo que ayuda, además el que esté filmada con un colorido tan difuso y apagado que más bien parece una película en blanco y negro. Las imágenes son de gran crudeza y sinceridad, lo que provoca rechazo a unos y atracción a otros, siendo este último el lado en el que me sitúo.

JLC.

 

Película fría. Polonia, año 1990, invierno, entorno inhóspito. Silencio, poca gente. Colores pálidos, pieles blancas. Este de Europa.

 

Película caliente. Fogosidad, amor, trasgresión, ganas de salir de todo tipo de armarios. Cortar con una vida gris, empezar de nuevo con la caída del muro y con la modernidad.

 

Choca el frío con el calor, aspecto fundamental de la película.

 

Película que, con otro color, y en otro momento aplicaría a cualquier otro sitio y situación, perfectamente repetible la historia, eso si, perdería la frialdad, uno de los lados de la balanza del equilibrio de los estados unidos del amor.

 

Cuatro vecinas que viven en una urbanización de pisos de tipo “soviético”, tienen una intersección en sus vidas por distintos motivos y esa es la trama.

 

Película de mujeres, de amores, odios, de arrebatos, de ilusiones. Quizás la falta de expresividad, sea el fuerte de la historia. Suplen la falta de comunicación verbal y no verbal, con historias y situaciones utópicas e inventadas en la que en la mayoría de las ocasiones, el “otro” no llega a enterarse de la misa la media.

 

Los cuerpos desnudos son filmados –en casi todos los casos- con una delicadeza y belleza que no se corresponde con la acción en las que están filmadas. Las secuencias no son precisamente de exhibición, sin embargo las posturas, iluminación y color son espectaculares.

 

Formidable actuación de las cuatro protagonistas femeninas. Resaltando, para mi gusto, la de Julia Kijowska (Ágata).

 

JCC

 


 

16. jul., 2017