4. ago., 2017

Crítica

La trama narra como en plena Segunda Guerra Mundial, alrededor de 400.00 británicos y franceses quedaron atrapados en la playa y rodeados de las fuerzas alemanas en la ciudad de Dunkerque. Ante ello Churchill se plantea la Operación Dínamo , operación de evacuación de los soldados británicos en territorio frances en Mayo de 1940.
Es un drama bélico dirigido por Christopher Nolan ( Interstellar...). Me ha recordado, salvando las distancias a "Salvar al soldado Ryan" . Vives el miedo, la angustia, el horror ,la soledad de los soldados, la solidaridad de los ciudadanos de a pie. También el hecho de que en una guerra no parece que haya nunca un lugar seguro. Es monumental y poco convencional. Vemos la película desde diferentes perspectivas ( tierra, mar y aire) y distintos personajes. En definitiva, altamente recomendable para quien le guste el cine bélico

MZA

 

Película dura y asfixiante que no da tregua. De la playa abarrotada de soldados exangües al spitfire que, escaso de combustible, trata de derribar o al menos ahuyentar los stukas alemanes. Escasos diálogos, miradas tensas. Explosiones, barcos que naufragan. Ruido que se mezcla y confunde con la banda sonora. Cadáveres y heridos por doquier. Algunos espectadores, pocos, abandonan la sala a mitad, cuando comprueban que la película es en buena medida un documental. Alarde de efectos especiales. Embarcación de recreo que, entre tanta polvareda, hace el bien recogiendo pilotos y náufragos de todo tipo. Sale uno del cine impresionado, aunque añorando aquellas películas de guerra con trama y personajes que se te metían dentro de la piel. 

SAA

 

 

Batalla en Dunkerque, Francia, durante la Segunda Guerra Mundial entre los Aliados y la Alemania nazi. Como parte de la batalla de Francia en el Frente Occidental, la batalla de Dunkerque fue la defensa y evacuación de las fuerzas británicas y aliadas en Europa, interviniendo la sociedad civil, desde el 26 de mayo hasta el 4 de junio de 1940.

 

Película –drama- de guerra que no es de guerra, es antiguerra, sobre el sinsentido. Desde el punto de vista de los soldados.

 

Explosión visual y de sonido. La banda sonora es más sonora que banda. Sin ese volumen, sin esos altibajos, sin ese “tic-tac” casi constante que te atraviesa el cerebro, no sería lo mismo. Te hace seguir el tiempo de las situaciones, medidos en tres escalas: semana, día, hora…. casi sin respirar.

 

Película de cine, para ver en gran pantalla y buen sonido. Es donde se capta la sensación que se quiere trasmitir.

 

No hay protagonista, sí protagonistas. De tal manera que te mimetizas con distintos personajes.

 

Batalla desde el punto de vista de la tierra, del mar y del aire. 

 

Cuando estás en tierra, las pasas canutas porque estás despistado al no saber ni entender nada de lo que está pasando, como casi los 200.000 soldados que esperaban haciendo filas mirando al mar: supervivencia. Eres uno de ellos.

 

Cuando estás en el mar, no vas de crucero. Mar movido, naves dañadas, marineros y no marineros asustados que no saben nada: supervivencia. Eres uno de ellos.

 

En el aire. ¡¡ Que secuencias ¡!. Una maravilla. Aviones de guerra, pocos, persiguiéndose unos a otros, volando con unos medios que sorprenden hoy en día. Esos pilotos le echaban una valentía y temeridad que no deja de sorprender. Ya quisiéramos ser uno de ellos.

 

Qué trozo de vida la de aquellos soldados… la de todos los soldados..

 

Película bien llevada y se disfruta –con el pulso acelerado-.

Quizás, y por poner alguna pega, se abuse de efectos especiales que no harían falta porque la historia no va de eso. El conjunto: bueno. Merece la pena. No es una película “de guerra” cualquiera.

 

JCC