20. ago., 2017

Crítica



Charlize Theron y James McAvoy son el gran reclamo de esta película, que te los vende con un envoltorio de acción, espías en intrigas. 

Berlín, oscuro en los meses previos a la caída del muro. Americanos, ingleses, franceses y rusos no quieren quedarse en fuera de juego y envían a sus mejores hombres y mujeres al terreno para buscar una misteriosa lista. A partir de aquí, traiciones, agentes dobles, envidias y sobretodo una seria Charlize Theron repartiendo estopa a diestro y siniestro. 

La película no tiene interés histórico pese a transcurrir en un periodo importantísimo de la historia reciente. El contexto es solo una excusa para poder hacer una película de espías. Charlize Theron y James McAvoy resultan un poco sobre actuados en sus roles y las peleas son poco creíbles y están muy poco justificadas en la mayoría de ocasiones. Por si fuera poco, ni si quiera la trama de fondo (la que justifica a todos los espías) queda bien resuelta. Rápida, liosa y con la sensación de que tiene poco sentido. A menos de que no se tenga nada más que hacer, poco recomendable.

GJBZ