Barry Seal

22. sep., 2017

👍👍👍

22. sep., 2017

(Film Affinitty)

 

Título original American Made

 Año2017

Duración114 min.l

PaísEstados
 Unidos Estados Unidos

DirectorDoug Liman

Guion Gary Spinelli

Música Christophe Beck

Fotografía César Charlone

RepartoTom Cruise,  Domhnall Gleeson,  Jayma Mays,  Sarah Wright,  Jesse PlemonsLola Kirke,  Caleb Landry Jones,  Benito Martinez,  Connor Trinneer,  E. Roger MitchellJustice Leak,  Jayson Warner Smith,  Robert Farrior,  Frank Licari,  David Silverman

Productora

Universal Pictures

GéneroThriller.  Acción.  Comedia |  Biográfico.  Años 70.  Años 80.  Crimen.  Drogas.  Espionaje.   

22. sep., 2017

 

Es la última película estrenada en las salas comerciales del director estadounidense Doug Liman (The Wall, El caso Bourne, Sr. Y Sra. Smith) en la que nos relata la historia, basada en hechos reales, de Barry Seal (Tom Cruise)en el papel de un piloto comercial de la TWA, sin escrúpulos, que por dinero va pasando de pequeño traficante de puros habanos a espía fotográfico de grupos revolucionarios centroamericanos, a traficante de armas, traficante de guerrilleros de la contra a la vez llegar a ser uno de los hombres del célebre narcotraficante colombiano Pablo Escobar, reclutado por la  CIA e incluso por los servicios secretos de la Casa Blanca, organismos oscuros y peligrosos pero a los que este hombre no hace ni ascos ni preguntas, con el incentivo de ganar cantidades ingentes de dólares. En realidad, su vida es una huida hacia adelante en un mundo manejado por unos intereses que ni controla, ni puede controlar y en el que lo difícil no es entrar, sino salir. Al menos vivo. La cinta nos muestra, sin dar juicios de valorlas maquinaciones y tejemanejes de los Estados Unidos para seguir manteniendo bajo control las corruptas y erráticas políticas de determinados países centroamericanosde la época. Años 70 y 80. Con políticos como Carter, Nixon, Reagan, el nicaragüense Noriega y sujetos como el ya mencionado, Pablo Escobar. El desenlace de la película, tal y como ocurrió en la realidad, es totalmente previsible. Se cumple el refrán de que quién con infantes pernocta, excrementado alborea.

Toda esta historia, que da para hacer hasta una serie televisiva, está bastante bien resumida en los 114 minutos que dura la película. Hay muchas y buenas escenas de acción, en las que Tom Cruise se mueve con gran soltura. Película entretenida que nos expone a través de su personaje la connivencia existente entre la Casa Blanca, la CIA, la DEA, el FBI, el tráfico de armas y el narcotráfico, eso sí, sin entrar en profundidades.

JLC.

 

 

Basada en una historia real. Buena película que recuerda a otras del mismo estilo.

 

Para los que les gusta Tom Cruise. Buena apariencia, a veces desaliñado y con un carácter distinto a lo que acostumbra, un registro másNo hace de niño bueno americano salvapatrias. Digamos que hace de malo. El menos malo entre los “malos” de la película.

 

Para los que no nos gusta Tom Cruise, después de ver Barry Seal, nos gusta más. Actúa bien.

 

Sarah Wright, esposa de Tom Cruise, hace muy bien de esposa enamorada, superficial, y que lo único que quiere es tirar para adelante. No quiere complicaciones. Lo hace muy bien

 

Película que desmiembra todos los valores socialmente establecidos: el oficial, el político, el gubernamental, el de los bloques geopolíticos, el del narcotráfico, el del tráfico de armas, y porqué no, hasta tráfico humano. Vamos que no le falta de nada.

 

Barry Seal (Tom Cruise) es un obrero del hampa en todos los sentidos y no lo hace –sólo- por dinero (que mueve y maneja montañas de dólares), sino porque es un obrero trabajador. Le gusta cumplir su palabra, aceptar desafíos por amor propio y por responsabilidad y ser reconocido.  

 

Una vez más, y lo muestra muy bien la película, resulta curioso ver cómo lagente corrupta y sin escrúpulos viven literalmente como ratas. Ratas con muchísimo dinero, pero ratas.

 

Filmada en colores ochenteros, se pasa un buen rato en el cine. Al finaltequeda un sabor agridulce sobre los estamentos que nos gobiernan, que no te dejan indiferente.

 

Las vista aéreas sobre Medellín, son maravillosas. Un paisaje que no se lo debería perder nadie. Parece ser que es el propio Tom Crusise (como no podría ser de otra manera) es el que pilotaba realmente el avión.

 

Merece la pena.

 

JCC

22. sep., 2017