21. nov., 2017

Critica

 

American Assessin del director neoyorquino Michael Cuesta basada en el personaje del agente de la CIA Mitch Rapp, creado por el novelista Vince Flynn e interpretado por el actor Dylan O´Brien que, si bien, tiene al parecer muchas fans, su papel en esta cinta no llega a empatizar con el espectador. Se inicia la película narrando como se convierte en una máquina de matar por vengar la muerte de su prometida ocurrida a manos de unos terroristas en una playa de Ibiza. Curiosamente puede ser cualquier playa paradisiaca del Caribe menos Ibiza. A partir de ahí la película es una mezcla de Misión Imposible, de James Bond, del agente Bourneetc, etc.., pero sin el carisma de ninguno de ellos y además con una trama argumental bastante floja. Solo resaltar el buen hacer del actor secundario Michael Keaton. Eso sí, todo ello aderezado con imágenes de tortura, sadismo y mal gusto que producen cierto rechazo. En resumidas cuentas, la típica película norteamericana de acción y de salvadores del mundo, principalmente de su patria, que hacen pensar que con un reducido número de estos superhéroes bastaría para asegurar la paz y tranquilidad del llamado mundo occidental con la exterminación de todos los malos malísimos.

 

JLC.

 

 

 

Si quieres ir al cine, no vayas a ver American Assassin. Si quieres ver una película en el cine, tampoco. Cuando la echen en televisión, tendrás ocasión de hacer cualquier otra cosa mientas la ponen.

 

Película que tiene ingredientes para ser una buena historia, pero a pesar de plantear razonablemente bien el mundo del espionaje y contraespionaje en el ambiente terrorista, a medida que avanza el film esto se desmorona por todos los lados.

 

Quizás el director Michael Cuesta, se ha confiado demasiado en el bien hacer en la serie de gran éxito “Homeland” y ha dejado demasiado suelta la imaginación y la acción en este thriller político/terrorista.

 

Otro punto desfavorable, para mi gusto, es uno de los protagonistasprincipales: Michael Keaton, actor que no sobresale precisamente por su calidad. Excepto en “Birdman, película curiosa y que lo hace bien, en el resto, es garantía de ser una película regular. No aprende. La sobreactuación de este exmarine y exagente de la CIA en American Assassin, frente al dolor y la adversidad, causa más mofa que otra cosa.

 

En cuanto al otro protagonista, Dylan O´Brien, poco que decir, promesa joven de cara de plástico. No se si algún día hará algo remarcable. 

 

En definitiva, película prescindible y que da pena el esfuerzo y dinero que ha debido costar llevar a cabo todas las secuencias de acción que no están mal, pero con muy poca sustancia.

 

 

JCC