12. ene., 2018

Critica

 

Es un melodrama en su significado exacto. Todos los actores resaltan y exageran su interpretación, eso , sin rayar lo ridículo y lo hacen muy bien.

 

Como otras películas de Woddy Allen, es un filme narrado desde el punto de vista de uno de los protagonistas (Justin Timberlaque), un joven socorrista de playa aprendiz de seductor.

 

Es una historia grotesca de un matrimonio, ella camarera y él operario de un tiovivo (Kate Winslet y James Belushi) que vive en una dependencia de un parque de atracciones en Coney Island en los años 50s con un hijo - preadolescente - de ella y de la noche a la mañana, se le presenta la hija de él, una joven que ha huido de las garras de un marido mafioso.

 

Película que debe gustar a casi todo el mundo por varios motivos:

 

El equilibrio entre lo real y lo irreal, hace que te metas muy bien en la historia y no llegas a caer en la cruda profundidad de lo que estás viendo, frente a lo que realmente es y vesUn parque de atraccionesLos colores. La historia en si misma. Las reacciones ante las adversidades –que hay unas cuantas-, etc., hace que situaciones exageradas, se agradezcan y suavicen el dramatismo que hay detrás de los personajes y de la historia.

 

La actuación de Kate Winslet es de Oscar. 

 

La iluminación y fotografía es magnífica para esta película.

 

El relato, mezcla de muchos comportamientos y sentimientos exagerados, no se hace pesado: Amor, envidia, celos, frustración, machismo, desesperanza, infidelidad e infelicidad.

 

Recomiendo verla en versión original, nosotros la hemos visto doblada y no debe tener nada que ver, sobre todo a Kate Winslet.

 

Otra buena película de Woddy Allen

JCC