15. ene., 2018

Crítica

En los inicios de la primera guerra mundial, pocos dias despues de haber sido elegido , no sin polemica,
Primer Ministro, Winston Churchill debe tomar una dificil decisión. En pleno avance de las tropas alemanas por toda Europa Occidental y con el peligro de la invasión de Gran Bretaña, Churchill tendrá que elegir entre pactar con Hitler o luchar.
Es un vibrante thriller sobre los vericuetos de la política británica y el
gran lider que fue Winston Churchill. Narra la dificil decision que tuvo que tomar en un momento donde se encontró absolutamente solo. Presionado por casi todos los miembros de su propio partido que llegaron a conspirar en su contra e incluso al Rey Jorge
VI  le costo apoyarle pues tampoco confiaba del todo en el.
Con papada , calva y corpulento, Gary Oldman clava al
Personaje de Churchill. Su actuación suena a oscar. La puesta en escena del personaje , los diálogos, los entresijos y falsedades de la
politica estan muy bien reflejados. El personaje de la mujer de Churchill,
Interpretado por Christine Scott Tomas , es brillante. Lasrima que este muy poco desarrollado pues resulta enormemente atractivo.

MZA

 

 

 

 

Película dirigida por Joe Wright, (“Expiación”, “Orgullo y Prejuicio”, “El solista”etcbasada en un guion original de Anthony McCarten nos cuenta con gran precisión e intensidad los críticos acontecimientos ocurridos durante el mes de 1940 en Europa tras la ocupación por las tropas alemanas de Holanda y Bélgica y el cerco en Dunkerque de los 300.000 soldados franceses e ingleses que allí se encontraban. Momentos críticos al no vislumbrarse posibilidad de evacuación de los mismos lo que supondría la victoria del nazismo hitleriano en la mayor parte de EuropaChurchill debe elegir entre un supuesto acuerdo de paz con Hitler que dejaría a Gran Bretaña bajo el control y dominio de los alemanes o intentar una arriesgada evacuación ejecutada por pequeñas embarcaciones civiles que fue, como todo el mundo sabe, la decisión adoptada.

Excelente interpretación de Gary Oldman en el papel de Winston Churchill reflejando ante la cámara la complicada personalidad del Primer Ministro ya sea en sus facetas humana y política. Nos muestra sus cambios repentinos de humor, sus contrastes, su elocuencia y aplomo ante el Parlamento junto a momentos de torpeza lingüística. Susinstantes de debilidad junto a otros de gran arrojo y valentía. La conversación telefónica con el presidente norteamericano Roosevelt nos lo muestra como un político sumiso y sin embargo le vemos grandilocuente cuando transmite sus famosos discursos ya sea en el Parlamento o en la radio. Destaca también Kristin Scott Thomas interpretando a Clementine Churchill en su papel de mujer del excéntrico Primer Ministro, papel lleno de matices que empatiza perfectamente con el de su variable marido hasta el punto de que si no lo llega a manejar, si le sabe controlar. Un papel más insulso lo realiza la joven actriz Lily James como la sacrificada y leal secretaria de Churchill.

El guion te mantiene expectante y la fotografía más que correcta hacen que todo junto sea una película estupenda de ver y disfrutar. El único punto negro de la misma es la parte que se desarrolla dentro del metro londinense de una sensiblería excesiva e innecesaria. 

 

JLC

 

 

 

Película basada en una etapa de la vida del pueblo inglés en los años 40 cuando Churchill fue nombrado Primer Ministro debido a la dimisión del anterior por el ambiente de miedo y decadencia de Inglaterra por el inminente ataque de los nazis comandados por Hitler. Si se ve con Dunkerque (criticada en Vivir de cine en 2017) se obtiene un resumen de esos hitos históricos, que han marcado la historia contemporánea, muy bien reproducidos en el cine.

 

Lo más llamativo de la historia real es que probablemente nadie esperaba lo que este orador/escritor consiguió para los ingleses. Consecuencia de esto es que si los ingleses se creían invencibles y lo mejor de lo mejor, después de esto, no te cuento. Así son.

 

Si bien la ambientación, el vestuario, la reproducción de algunos de los discursos que han pasado a la historia son perfectos,  peca de mostrar cierto halo sobrenatural hacia su figura. Hubiese sido mejor, y más humilde, y menos empalagoso para los espectadores no británicos, dejar que ese halo se lo hubiera puesto el espectador en vez de mostrarlo de esta forma tan descarada.

 

La secuencia del metro, basada en una situación real, se exhibe para reforzar su liderazgo y excentricidad. Trata de ser emotiva pero se convierte en una situación bastante grotesca y no es porque no fuera así. Lo que uno no se puede creer son las expresiones de los usuarios del metro donde parecen ver todos al Mesías en persona. Poco creible.

 

Las  secuencias del parlamento. Están magníficamente reproducidas

 

Un 10 a la caracterización y actuación de Gary Oldman.

 

Esperaba más de la película. Se puede ver. 

 

JCC