16. abr., 2018

Crítica

 

Película fuera del espacio temporal del que nos encontramos.

 

Si te sientas en un cine “de los raros” al final de los 70’s y ves esta película, estaría todo en su sitio. Es cuando ves este tipo de película en la actualidad cuando te chirría algo.

 

Hablar de Juliette Binoche y de una película “del montón”, no es posible. Casi todas las películas donde aparece esta excelente actriz, estrujan las habilidades de este monstruo cinematográfico hacia unos derroteros donde la imaginación juega su papel.

 

Juliette Binoche (Isabelle) en “Un sol interior”, hace un doble papel: por un lado, se la ve; cuando digo que se la ve es que la ve de cuerpo entero -que no es fácil-, y por otro actúa, y lo hace muy bien, como siempre.

 

Es una historia de mujeres donde los hombres, para variar, no salen muy bien parados. Sale cada uno que es para tenerlo en un bote. Si es cierto que en esta historia, Isabelle no se lo pone fácil a nadie. Isabelle es una mujer liberal (en su trabajo, vida, convicciones…), divorciada que intenta no perder el carro del amor pero lo hace de una forma laberíntica.

 

La participación/actuación de Gerard Depardieu. El dialogo de éste con Isabelle, me parece genial, quizás lo mejor de la película: el ritmo de la conversación, las caras, el asentimiento de uno y del otro, el todo: lo dicho, genial. Eso sí, para llegar a este punto, pasas momentos de la película largos y esperando.

 

Como dije, me parece más una película de autor de los 70’s que actual pero, ahí está.

 

 

JCC